cmv@cmv-abogados.com
947 27 84 07

Blog

blog-excedencia-voluntaria

Excedencia Voluntaria: ¿Supone una dimisión rechazar el reingreso a un puesto de trabajo situado en un centro de trabajo diferente?

El artículo 46, 2, 5 y 6 del Estatuto de los Trabajadores establece que el trabajador tiene derecho disfrutar de excedencia voluntaria, por un plazo no menor a 4 meses y no mayor a 5 años, por cualquier causa, siempre y cuando reúna los siguientes requisitos:

  • tener, al menos, un año de antigüedad en la empresa;
  • que por lo menos hayan transcurrido más de 4 años desde la anterior excedencia.

Con la excedencia voluntaria no existe el derecho incondicional a la reserva del puesto de trabajo, salvo que así se tenga reconocido por convenio colectivo o contrato individual, el trabajador tan solo conserva un derecho preferente al reingreso  en caso de existencia de vacantes iguales o similares a su grupo profesional que existan o puedan producirse dentro la empresa.

Para la cobertura de vacantes hay que tener en cuenta principalmente dos cuestiones:

  • que la vacante exista en el momento en el que se presenta la solicitud de reincorporación o se produzca con posterioridad a ésta;
  • que la vacante sea apropiada en función del grupo profesional del trabajador excedente y del tipo de contrato que tenía éste antes de pasar a la situación de excedencia.

¿Qué ocurre si se ofrece al trabajador un puesto distinto al que ocupaba antes de la excedencia voluntaria o se ofrece el puesto en un centro de trabajo distinto?

Una sentencia reciente del Tribunal Supremo con número 618/2017 y número de recurso 2779/2015 habla sobre estas dos cuestiones.

Supuesto de hecho

Los hechos fueron, de forma muy resumida, los siguientes:

  • La demandante trabajaba para el BBVA como “gestor de PYMES”, “técnico de nivel VI” en una de las oficinas que tenía el banco en Sevilla.
  • La excedencia voluntaria tuvo una duración de cinco años, durante los cuales, el banco cerró la oficina donde la trabajadora había estado desempeñando sus funciones.
  • Finalizada la excedencia, la actora solicitó la reincorporación a su puesto de trabajo, comunicándole el banco que no procedía su reincorporación puesto que no tenían un puesto vacante para ella por lo que continuaba en situación de excedencia hasta el día 30 de junio de 2012.
  • Con fecha de 16 de mayo de 2012, la trabajadora solicitó de nuevo su reingreso a lo que el Banco contestó que se incorporara el día 1 de julio de 2012 con el puesto de “Gestor Comercial” con la posibilidad de elegir entre dos destinos situados en la oficina de Córdoba o  de Granada.
  • La actora rechazó el ofrecimiento del banco comunicando su intención de incorporarse al mismo en el momento de que existiera una vacante adecuada al anterior puesto de trabajo, sin embargo, el Banco contestó que con su negativa entendía que la  relación laboral quedaba extinguida.
  • En el procedimiento se reclama por despido improcedente.

Motivos del Recurso

En el primer motivo del recurso se alega infracción de los artículos 46 y 40.1 del Estatuto de los Trabajadores, en relación con lo dispuesto en el artículo 32 del XII Convenio Colectivo de la Banca Privada. El recurso defiende que el derecho del trabajador excedente voluntario a reincorporarse laboralmente se entiende referido al ámbito de la empresa, debiendo entenderse por tal, el marco geográfico concreto en el que el trabajador desempeña su trabajo y no en el sentido amplio de unidad de producción comprensiva de toda organización”.

Para ello presenta una Sentencia de contraste que se remite a una sentencia del Tribunal Supremo de 12 de diciembre de 1988, en la que dice que el rechazo a un puesto de trabajo en estas mismas circunstancias no supone una dimisión del trabajador o renuncia a su derecho al reingreso. Y aunque el artículo 46.5. del Estatuto de los Trabajadores habla de empresa y no de centro de trabajo no quiere decir que el ofrecimiento de un puesto de trabajo en un centro que le obliga a cambiar de residencia es adecuado, sino todo lo contrario.

Por ello, la sentencia del Supremo se remite de nuevo en la referida doctrina, confirmando que si se estimara adecuado el ofrecimiento de la empresa “supondría una vía para que la empresa hiciese irrealizable el derecho de vuelta al trabajo que tiene legalmente reconocido el trabajador excedente”.

Recuerda además que no es preciso que  el trabajador reitere su petición de reingreso puesto que es el empresario el que está obligado a ofrecer un puesto de trabajo en cuanto surja la primera vacante adecuada. Si no lo hace así, ello equivaldrá a un despido tácito, en cuyo caso el plazo de caducidad de la acción para impugnarlo no comenzará a correr hasta que el trabajador tuviera conocimiento cabal de dicha circunstancia.

En el segundo motivo del recurso se denunciaba que el puesto de trabajo ofrecida por el banco no tenía las mismas condiciones que regían antes de iniciar la excedencia voluntaria. En este caso el Supremo no entra a valorar los motivos por falta de contradicción con la sentencia de contraste presentada.

Conclusión de la sentencia

Finalmente el Tribunal Supremo estima parcialmente la pretensión de la actora y declara que la negativa de la empresa a incorporar laboralmente a la recurrente en la misma plaza en la que prestaba sus servicios no supone un despido, pero tampoco supone una dimisión o renuncia de la trabajadora su negativa a reincorporarse en el puesto ofrecido, manteniendo el derecho expectante a reincorporarse en las condiciones previstas en el Convenio Colectivo.

Ver sentencia

Formulario contacto
×
Contacta con nosotros