Blog

cesión-ilegal-de-trabajadores-por-despido

Demanda por cesión ilegal de trabajadores una vez extinguida su relación laboral por despido

En el presente supuesto se determina si existe acción para reclamar por cesión ilegal cuando en el momento de interposición de la demanda, el trabajador ya no estaba prestando servicios en la empresa presuntamente cesionaria, ni tampoco en la presuntamente cedente, por haber sido extinguido su contrato de trabajo y, también se había extinguido la contrata de prestación de servicios que vinculaba a las dos empresas, pero ambas relaciones  (la laboral y la mercantil) sí estaban vigentes- cuando el actor presentó papeleta de conciliación reclamando la cesión ilegal.

Se plantea por tanto el problema de determinar si el Juzgado de lo Social debía haber entrado a conocer o no sobre dicha cesión ilegal a pesar de que, no estaba viva la relación laboral en el momento de presentar la demanda.

Supuesto de hecho:

1.- El demandante prestó servicios para la entidad NOVA NOTIO, SL desde el año 2004 en el centro de trabajo de INDRA SISTEMAS, S.A. (en adelante INDRA) sito en Torrejón de Ardoz.

2.- Con fecha 9 de octubre de 2013, el actor interpuso papeleta de conciliación ante el SMAC en materia de cesión ilegal de trabajadores contra las dos referidas empresas que tuvieron conocimiento de la misma los días 16 y 17 de octubre de 2013, respectivamente.

3.- El actor prestó servicios en las instalaciones de INDRA hasta el 22 de octubre de 2013, al día siguiente, el 23 de octubre, NOVA NOTIO le entregó un escrito al actor en el que le decía que INDRA había rescindido la contrata por finalización de las tareas asignadas, por lo que pasaba a estar pendiente de la asignación de un nuevo proyecto y, como de momento no tenían proyecto al que asignarle, le ofrecían la posibilidad de disfrutar permiso sin sueldo hasta el 25 de octubre, permiso que después fue prorrogado hasta el 6 de noviembre.

4.- Finalmente y mediante burofax de 6 de noviembre de 2013, NOVA NOTIO comunicó al actor la extinción de su contrato de trabajo por causas objetivas al amparo del artículo 52.c) del Estatuto de los Trabajadores.

Qué dice la Jurisprudencia en términos generales sobre el momento de reclamar

La jurisprudencia señala que el artículo 43.3 del Estatuto de los Trabajadores obliga a entender que la acción de fijeza que el precepto reconoce a un trabajador en situación de cesión ilegal ha de ejercitarse mientras permanezca la supuesta cesión de modo que, si ésta concluye, no cabe el ejercicio de esa acción de fijeza aunque ésta haya sido ilegal.

También la Jurisprudencia afirma que cuando el despido se produce mientras subsiste la cesión, el trabajador puede alegar la ilegalidad de la cesión para conseguir la condena solidaria de las empresas cedente y cesionaria a responder de las consecuencias del despido.

Otro supuesto parecido y que también ha sido resuelto por el Tribunal Supremo es cuando la cesión ilegal está viva en el momento de la rescisión del contrato y de la demanda, pero no en el momento de la celebración del juicio oral. En este supuesto, el Tribunal Supremo se pronunció en una sentencia de 7 de mayo de 2010 (Recurso 3347/2009) diciendo lo siguiente:

  1. a) Reafirmar que el tenor del  artículo 43.3 del Estatuto de los Trabajadores obliga a entender que la acción de fijeza efectiva que el precepto reconoce al trabajador ilegalmente cedido, con los derechos y obligaciones que precisa la norma, ha de ejercitarse necesariamente «mientras subsista la cesión. De modo que, concluida la cesión, no cabe el ejercicio de esa acción de fijeza, aunque aquella haya sido ilegal».
  2. b) Matizar la anterior doctrina para afirmar que el momento en que ha de entenderse como determinante para analizar la posible existencia de una cesión ilegal de trabajadores y la pervivencia de la situación que puede dar origen a tal situación encuadrable en el  artículo 43.2 ET no es el momento del juicio oral u otro anterior o posterior, sino el de la demanda interpuesta en el Juzgado de lo Social, pues en ese momento, tal y como disponen los  artículos 410 411 y   LEC  cuando se producen los efectos de la litispendencia.

Lo mismo ocurre en la sentencia del Tribunal Supremo de 29 de octubre de 2012 sobre la determinación de la fecha en que deben subsistir los servicios y concluye que debe ser en el momento de la presentación de la demanda.

Lo que difiere de estos dos últimos ejemplos con el supuesto que es objeto de este artículo es que en los casos anteriores, la relación laboral continuaba viva. Sin embargo, en el presente supuesto la relación laboral está extinguida por un despido de carácter objetivo.

Que dice el Tribunal Supremo en este caso

El Tribunal Supremo concluye que la exigencia de que la cesión ilegal subsista en el momento de la presentación de la demanda es una exigencia para los casos en los que la pretensión del trabajador se dirige a la reclamación de su situación de fijeza, tal como prevé el  artículo 43.2   ET. Sin embargo, esta doctrina no puede proyectarse sobre los supuestos en los que, constante la cesión, se produce el despido del trabajador lo que provoca una demanda judicial en la que se acumula la relación contra el despido y la declaración de existencia de cesión ilegal para que ésta última tenga las consecuencias pertinentes. En estos casos, la relación laboral quedaría rota por efecto de aquella decisión extintiva luego resultaría imposible exigir que la cesión estuviese viva en el momento de la presentación de la demanda, pues la cesión habría finalizado con el despido. Por ello se mantiene que cuando el despido se produce mientras subsiste la cesión, pueda el trabajador al accionar frente a aquel, alegar la ilegalidad de la cesión para conseguir la condena solidaria de las empresas cedente y cesionaria a responder de las consecuencias del despido

En el presente supuesto, la extinción del contrato se produce como consecuencia de la extinción de la relación mercantil que la empresa presuntamente cesionaria comunica a la presuntamente cedente y en el que la reclamación por despido se produce cuando la relación mercantil ha cesado y el trabajador ha dejado de estar sometido al presunto tráfico ilegal que denuncia. “Para ello, resulta irrelevante que la extinción del contrato laboral se haya producido en ambos casos días después de la extinción del contrato mercantil que daba soporte a la presunta situación de cesión, pues en el escaso tiempo transcurrido ninguno de los trabajadores estuvo prestando servicios para ninguna otra empresa.”

Cabe concluir entonces que la sentencia instancia debía haberse pronunciado sobre la existencia o no de cesión ilegal del trabajador demandante.

.

Formulario contacto





    ×
    Contacta con nosotros