Área de clientes · Acceder
cmv@cmv-abogados.com
947 27 84 07

Blog

Despido disciplinario de trabajadora por apropiarse de productos de alimentación en otro supermercado del grupo empresarial fuera de su jornada laboral.

Una sentencia reciente de la Sala de lo Social del Tribunal Supremo de 21 de septiembre de 2017 y número de recurso 2397/2015 estima procedente el despido disciplinario de una  trabajadora que fuera de su jornada laboral se apropia de determinados productos de alimentación en otro supermercado de la misma empresa en la que trabajaba como cajera-reponedora..

La cuestión principal de la sentencia es la de dilucidar si la empresa, que es titular de una cadena de supermercados puede proceder al despido disciplinario a una de sus trabajadoras que ha sido sorprendida fuera de la jornada laboral hurtando productos en otro establecimiento de la misma empresa.

Uno de los deberes laborales básicos en toda relación laboral es que tanto el trabajador como el empresario están sometidos a las exigencias recíprocas de la buena fe. De ahí que el trabajador ha de cumplir escrupulosamente con ese deber en el lugar y horario de trabajo. Esta obligación se flexibiliza obviamente cuando el trabajador no se encuentra en el lugar y horario de trabajo, sino que está en la esfera privada de su vida personal que tiene derecho a disfrutar de manera totalmente ajena a los intereses de su empresa. Pero esta libertad no es absoluta y encontraría como límite aquellos actos en los que, aun fuera del horario de trabajo transgredan la buena fe contractual y causen perjuicios a la empresa, aunque habrá que ir al caso concreto y realizar un estudio detallado de las circunstancias que concurran puesto que prevalece el derecho del trabajador  a actuar libremente fuera del horario de trabajo frente a lo que subjetivamente pueda opinar sobre sus intereses la empresa.

En definitiva, el hecho de que un trabajador pueda incurrir en una actuación ilegal fuera de su jornada y lugar de trabajo queda al margen de la potestad disciplinario del empresario. Pero no es lo mismo cuando el trabajador comete una ilegalidad fuera de su jornada de trabajo, y lo hace precisamente contra intereses de su propia empresa, de manera voluntaria y deliberada, siendo plenamente consciente de que está causando un perjuicio a su empleadora.  Esto es lo que sucede cuando la trabajadora se apropia de bienes de la empresa en un supermercado de la misma que es distinto a su centro de trabajo. No es sólo el perjuicio económico que tenga la empresa, sino que compromete además la situación personal de los trabajadores que prestan servicio en el establecimiento en el que estaba hurtando los productos, al ponerlos en el compromiso  de verse obligados a enfrentarse a una compañera de su misma empresa.

En definitiva, la trabajadora ha quebrantado  la confianza que la empresa depositaba en ella  como cajera-reponedora en otro de sus establecimientos intentando apropiarse de alimentos intencionadamente y de forma deliberada en perjuicio de su empresa. Este hecho supone realizar una conducta ilícita y manifiestamente contraria a derecho, lo que es suficiente para constatar una evidente vinculación con el trabajo de tal reprobable acción, que faculta y legitima a la empresa para sancionar su conducta mediante el despido disciplinario.

 

Jose Ignacio Martínez Iglesias

 

Formulario contacto
×
Contacta con nosotros