Área de clientes · Acceder
cmv@cmv-abogados.com
947 27 84 07

Blog

Sucesión de empresas: Alcance de la responsabilidad solidaria en la sucesión de contratas

En este artículo queremos comentar una sentencia del Tribunal Supremo   con número  417/2017 y recurso. 1921/2015 en la que se cuestiona hasta dónde ha de llegar la responsabilidad solidaria en un supuesto de sucesión de empresas por el que la concesión de una contrata pasa por tres empresas distintas. Concretamente se trata de si la responsabilidad hay que extenderla a la última concesionaria del servicio, aunque la deuda hubiese sido generada por la primera.

 

Supuesto de hecho

La empresa Vanyera, S.A. suscribió contrato en el año 2002 con el Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canaria para prestar el servicio de explotación y gestión de la Escuela Municipal de Educación Musical de Las Palmas de Gran Canaria, por cinco años. El contrato fue prorrogado hasta finales del año 2009.

El 14 de mayo de 2011, Vanyera S.A. fue declarado en concurso voluntario, debiendo salarios a los trabajadores que prestaban servicios en la mencionada Escuela Municipal.

El día 9 de mayo de 2009, Eulen resultó adjudicataria del servicio de «actividades socioculturales» realizada por el mismo Ayuntamiento, y aunque no firmó contrato alguno con la Escuela Municipal de Música del Ayuntamiento, este último le comunicó que debía incluir dentro de la concesión del servicio de actividades socioculturales la gestión de la Escuela de Música, hasta que saliera una nueva adjudicataria.

Eulen llegó a un acuerdo con un representante legal del personal de la Escuela (fruto de una Asamblea de trabajadores que votaron por unanimidad) de no reclamar los salarios adeudados por VANYERA.

Finalmente el 11 de febrero de 2012, el servicio de la Escuela de Música fue adjudicado al Colegio Marpe Altavista.

Los trabajadores finalmente reclamaron los salarios que se les adeudaba.

Qué dice el Tribunal Supremo

Ante una sucesión de empresas, la empresa cesionaria ha de asumir las deudas salariales de la cedente, sin que pueda excluirse de tal obligación aquéllas que, a su vez, hubieran sido adquiridas de una cedente anterior.

La empresa final, con el traspaso del contrato asumió todos los compromisos que la cedente tenía con los trabajadores que son transferidos, entre ellos los de carácter salarial, fuere cual fuere el origen de los débitos. Por tanto, si la deuda salarial generada por la primera de las contratistas (Vanyera, S.A.) persistía, se debió a que no había sido satisfecha ni por aquélla ni por la segunda cesionaria (Eulen), pese a estar esta igualmente obligada a su satisfacción, fuere cual fuera la duración del periodo en que ocupó la posición de empleadora de los trabajadores cedidos.

Igualmente para la siguiente cesionaria (Colegio Marpe Altavista), el traspaso de empresa implicó la asunción de todas las obligaciones pendientes de cumplimiento y, por ello, no se ajusta a derecho la conclusión alcanzada por la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, que exoneraba a la última de las contratistas.

Lo relevante por tanto de la responsabilidad solidaria ante una sucesión de empresas es la persistencia de la obligación del pago de los salarios que ha sido incumplida y, por ende, se mantiene el derecho de los trabajadores a ver abonados sus salarios ya devengados.

La firma



Formulario contacto
×
Contacta con nosotros