Blog

contratos-temporales-encadenados

Sucesión de contratos temporales: no se rompe el vínculo con la empresa por haber cobrado el paro durante 29 días entre dos contratos temporales

En esta ocasión vamos a hablar de una sentencia del Tribunal Supremo número de sentencia 267/2017 y número de Recurso 2536/2015 donde se habla de la indemnización por despido cuando han existido distintos contratos temporales.

Supuesto de hecho

El trabajador prestó servicios para una empresa durante las siguientes fechas:

  • De 21 de julio de 1997 a 29 de enero de 1999 (estuvo de alta en la empresa).
  • De 30 de enero de 1999 a 29 de mayo de 1999 percibió prestación por desempleo.
  • De 20 de julio de 1999 hasta 21 de noviembre de 2003 (estuvo de alta en la empresa).
  • De 14 de junio de 2004 a 30 de septiembre de 2006 (estuvo de alta en la empresa).
  • De 1 de octubre de 2006 a 29 de octubre de 2006 (percibió prestación por desempleo).
  • De 5 de octubre de 2003 a 4 de junio de 2004 (estuvo en baja laboral) 5 de octubre de 2000.
  • De 30 de octubre de 2006 a 1 de abril de 2009 (comunicación del despido).

La sentencia de instancia entendió lo siguiente:

«La problemática se ciñe esencialmente a valorar si las interrupciones que figuran bajo los apartados b) y c) provocaron la ruptura del vínculo contractual y si, extinguido un contrato, el actor permaneció en incapacidad temporal del 22-11-03 a 4-6-04 y el 14-6-2004 fue nuevamente contratado, ciertamente una interrupción de más de seis meses es indicativa de la ruptura, como ocurre con el periodo de la letra c), en que percibió desempleo, pues la existencia de relación laboral es incompatible con la situación de desempleo, no cabe prolongar tal vínculo, cuando está claramente roto.»

Qué dice el Tribunal Supremo

En esta sentencia, la ponente, Dña. María Luisa Segoviano Astaburuaga hace mención de una sentencia del Tribunal Supremo de 15 de mayo de 2015 con número de recurso 878/2015 que contiene el siguiente razonamiento: Cuestión similar a la ahora planteada:

«En efecto, en nuestra sentencia de 18 de febrero de 2009 (rcud. 3256/07) se dice literalmente:

«La controversia ya ha sido unificada por esta Sala en sus sentencias de 12 de noviembre de 1993 (Rec. 2812/92), 10 de abril de 1995 (Rec. 546/94), 17 enero de 1996 (Rec. 1848/95), 8 de marzo de 2007 (Rec. 175/04) y de 17 de diciembre de 2007 (Rec. 199/04) a favor de la solución adoptada por la sentencia recurrida. En ellas se aborda la cuestión litigiosa, y se acaba resolviendo que una interrupción de treinta días entre contratos sucesivos no es significativa a efectos de romper la continuidad de la relación laboral, así como que la subsistencia del vínculo debe valorarse con criterio realista y no sólo atendiendo a las manifestaciones de las partes al respecto, pues la voluntad del trabajador puede estar viciada y condicionada por la oferta de un nuevo contrato. Por ello se ha consolidado la doctrina que establece «que en supuestos de sucesión de contratos temporales, si existe unidad esencial del vínculo laboral, se computa la totalidad de la contratación para el cálculo de la indemnización por despido improcedente, ha sido seguida por las Sentencias ya más recientes de 29 de septiembre de 1999 (rec. 4936/1998); 15 de febrero de 2000 (rec. 2554/1999); 15 de noviembre de 2000 (rec. 663/2000); 18 de septiembre de 2001 (rec. 4007/2000); 27 de julio de 2002 (rec. 2087/2001) 19 de abril de 2005 (rec. 805/2004) y 4 de julio de 2006 (rec. 1077/2005), y si bien en varias de estas resoluciones la Sala ha tenido en cuenta como plazo interruptivo máximo el de los veinte días previstos como plazo de caducidad para la acción de despido, también ha señalado que cabe el examen judicial de toda la serie contractual, sin atender con precisión aritmética a la duración de las interrupciones entre contratos sucesivos. Así, por ejemplo, se ha computado la totalidad de la contratación, a pesar de la existencia de una interrupción superior a 20 días, en los supuestos resueltos por las sentencias de 10 de abril de 1995 (rec. 546/1994) y 10 de diciembre de 1999 (rec. 1496/1999), con interrupción de 30 días, y de coincidencia con el período vacacional en el auto de 10 de abril de 2002 (rec. 3265/2001).»

En esta sentencia también se recuerda que es doctrina del Tribunal Supremo que “tampoco se rompe la continuidad de la relación de trabajo, a efectos del cómputo del tiempo de trabajo, por la suscripción de recibos de finiquito entre los distintos actos contractuales de una serie ininterrumpida de contratos de trabajo sucesivos”.

Conclusión

En definitiva, en este supuesto se aplica la doctrina sobre «unidad esencial del vínculo laboral» y se entiende que una interrupción de 29 días por prestación por desempleo no es significativo para entender que se ha roto el vínculo contractual durante ese periodo de tiempo.

Ver Sentencia

 

Formulario contacto





    ×
    Contacta con nosotros